TODO SOBRE NEUROFIBROMATOSIS ©

Carrera 10 24-49 - Oficina 202 - Celular 311-4933301
Bogotá, Colombia
neurofibromatosis@cable.net.co

Visite estos otros capítulos

Preliminares   Introducción   Nf-1   Nf-2   Schwanomatosis   Exámenes   Clínicas, Médicos y Fundaciones   Genética  
Consejería   Posibles medicamentos   Mitos   Probabilidades   Vocabulario   Contáctenos

PAGINA INICIO

TRATAMIENTOS

(capitulo actualizado a: diciembre 2013)

No todos los problemas de salud experimentados por las personas afectadas se deben a la neurofibromatosis. Nadie – absolutamente nadie – muere a causa de ella. A todo desorden corporal, así sea una simple caries, se le debe otorgar una inmediata atención y permanecer en constante vigilancia para tratar de frenar y erradicar seguras complicaciones futuras al no darle un adecuado y oportuno tratamiento.

Siendo la neurofibromatosis una situación corporal de la cual, a la fecha, febrero de 2013, no se conoce cura alguna, se debe de tener demasiado cuidado y precaución en los tratamientos en caso de requerir de ellos.

Por ser un síndrome poco conocido por la literatura médica, los médicos pueden llegar a incurrir en errores básicos en sus diagnósticos y procedimientos quirúrgicos causando gran daño a sus pacientes.

Entre dichos errores se incluyen el no conocer al detalle la historia clínica del paciente, el desconocer lo relacionado con la neurofibromatosis y sus secuelas, el no formular exámenes de laboratorio o recetarlos a destiempo, el no seguir un control al estado del enfermo, o a una mala interpretación de los resultados de dichos exámenes por parte del galeno.

Obviamente no todo error proviene del cuerpo médico. El paciente desempeña un importantísimo papel en el cuidado de su salud. Sin embargo, algunos casos pueden ser debidos a desidia o falta de recursos económicos del afectado.

Por tal motivo, en caso de presentarse una repentina alteración en su organismo, el paciente debe inmediatamente acudir a donde un médico especializado en neurofibromatosis. Con absoluta seguridad, esos problemas ocurrirían en menor grado si el enfermo acudiera prontamente a una consulta médica.

Por tales motivos, muchas de las situaciones de salud de una persona son prevenibles.

Afortunadamente tanto para el paciente como para su médico, hoy en día hay mucho más conocimiento de la neurofibromatosis que en aquella lejana época en la cual fue inicialmente descrita por el Dr. Von Recklinghausen.

Aun más, gracias a los adelantos de la ciencia, en especial la Internet e infinidad de publicaciones, entre ellas, Todo sobre Neurofibromatosis ©, aquellos pueden informarse detalladamente.

En la actualidad, la mayoría de los tratamientos contra la NF, están orientados a controlar sus síntomas. La vida de las personas afectadas por la NF-1 nunca está por ella en inminente riesgo y no requiere ningún tipo de reposo o restricción. En términos generales, no es una dolencia que requiera de prótesis. Aun no se puede predecir el crecimiento de los tumores y la medición de su tamaño es complicada como tampoco existe ningún procedimiento médico o quirúrgico para curar, reversar o prevenir la NF.

Existe una variedad de tumores cerebrales: xantoastrocitomas, oligodendrogliomas, ependimomas, etc., Los gliomas cerebrales representan una proporción entre el 15 al 35% de los tumores primarios. Los astrocitomas se desarrollan durante la infancia y generalmente crecen en el cerebelo.

Una de las maneras de prevenir un crecimiento tumoral es el evitar la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Dependiendo de la posición, naturaleza y sintomatología el tratamiento del tumor es diferente y puede ser sencillo o agresivo.

En aquellos casos con síntomas ortopédicos, es conveniente consultar con el médico sobre algunas actividades deportivas.

Tan solo amerita mantenerla bajo observación para descartar o detectar cualquier complicación. Un diagnóstico temprano, consejería genética, vigilancia de los síntomas y cirugía adecuada son algunas de las herramientas disponibles para tratar a los pacientes con esta alteración genética.

Los tumores de la neurofibromatosis son resistentes tanto a tratamientos radiactivos como quimioterapéuticos. Por tal razón, hasta la fecha, la única manera de extirpar un neurofibroma es cualquier procedimiento de resección quirúrgico y muy a menudo tal erradicación queda incompleta o vuelven a brotar. Siempre hay un remanente de tejido tumoral. En casos de NF-2. El único procedimiento a seguir es inevitablemente, el quirúrgico.

Los resultados obtenidos por científicos indican que las anti progesteronas pueden llegar a ser útiles como alternativa quirúrgica en tratamientos contra tumores como también para reducir el tamaño de estos o para frenar la transformación maligna de neurofibromas plexiformes.

No obstante de lo anteriormente expresado, se debe de tener extremo cuidado en la resección de neurofibromas. Esta cirugía puede llegar a causar condiciones iatrogénicas, o sea, graves síntomas, enfermedades y alteraciones del estado de un afectado producidas ya sea por el médico, la cirugía o medicamentos.

La cirugía, ya sea quirúrgica o con la ayuda de equipos laser, es el camino a seguir en caso de requerir debido a alguna complicación o desearla, por aspectos cosméticos, la extirpación total o reducir el tamaño de uno o varios neurofibromas

PRUEBAS DE RADIODIAGNÓSTICO

Existe gran variedad de exámenes de diagnóstico. Ellos son de gran ayuda para lograr la identificación y el seguimiento de tumores y de problemas neurológicos. Mediante ellos, un médico puede detectarlos mucho antes de que el paciente pueda hacerlo.

Las radiografías, las tomografías axiales computarizadas, TAC, las imágenes de resonancia magnética, (MRI), el ultrasonido, los potenciales evocados de tallo cerebral, el positrón, etc., son de suma utilidad para visualizar la anatomía del cuerpo, sus contornos y configuraciones.

Su finalidad es la de captar imágenes del organismo y detectar su homogeneidad o investigar cualquier clase de anormalidades presentes en este tales como conglomerados de masas, formaciones encefálicas o vasculares anormales, quistes, cálculos, hernias, lesiones, tumores, compresiones, etc.

Referencia Foto No. 26 Los resultados de estos exámenes arrojan con absoluta precisión infinidad de imágenes de partes del cuerpo: cerebro, columna vertebral y sus costillas, extremidades, nervios, cuerpos vertebrales, médula, espacios intervertebrales, cordón medular, saco dural, canal raquídeo, etc. La columna tiene 33 vértebras. Se divide en cinco partes: la cervical o del cuello (C1 a C7), la torácica (T1 a T12), la lumbar (L1 a L5), la sacra (S1 a S5) y la región del cóccix con 3 a 5 vértebras. Dicha nomenclatura ubica fácilmente la región estudiada.

El siguiente enlace se encuentra en la internet y es de dominio público. Un vínculo interesante sobre eventuales afecciones cuando la columna vertebral se encuentra desfasada de su posición normal.

columna  

En varios de estos exámenes el paciente debe ingerir o ser inyectado con una solución colorante, llamada sustancia paramagnética; ella sirve de medio de contraste, como el gadolinio. Su objetivo es resaltar la zona del cuerpo en estudio. Así mismo, el área del cuerpo a estudiarse se unta con una loción ultrasonido. Ninguna de estos compuestos causa efectos colaterales.

El médico o el personal a cargo del manejo del equipo determina la posición del paciente: supina (boca arriba), prona (boca abajo), la forma de toma del examen en diversas: proyecciones o planos: sagital (longitudinal), axial (transversal), coronal (perfil), por medio de cortes finos de derecha a izquierda y de abajo hacia arriba, en secuencias con técnica de spin-eco, con tiempos de relajación variables, etc. La interpretación de las imágenes debe estar a cargo de profesionales experimentados en esta materia para evitar equivocaciones fatales por lecturas incorrectas.

Aunque no deben ser utilizados con criterio de diagnóstico, algunos resultados de los exámenes practicados con esos equipos superconductivos, pueden visualizar la presencia de lesiones hiperintensas y bien definidas y sin efectos masivos. Se les llama objetos brillantes no identificados (Obnis) de las regiones de los ganglios, tálamo, cerebelo y tallo cerebral y son claramente distinguidas de las sustancias gris y blanca. Por lo general, las imágenes T2 del 75% de los niños, muestran dichos obnis.

No es necesario practicar uno de estos exámenes para averiguar por la presencia de obnis pues estos ni sirven como un criterio clínico como tampoco tienen importancia terapéutica.

Sin embargo, se debe tener siempre en cuenta que todas estas pruebas pueden mostrar detalladamente una información estructural, o sea, como se ve el organismo, mas no la información funcional del cuerpo, o sea, como trabaja el organismo. Por sí solas, no son garantía total para una evaluación rutinaria. Por consiguiente, se deben evaluar y analizar concienzudamente los resultados de los exámenes básicos.

Por consiguiente, el autor aconseja el no recurrir a ningún procedimiento para erradicar neurofibromas del organismo salvo en aquellos casos extremadamente necesarios.

TOMOGRAFÍAS COMPUTARIZADAS

Se basan en el principio de los rayos X los cuales penetran aquellos materiales que no transmiten ningún otro tipo de radiación electromagnética. Aún no existen estudios con relación a la posibilidad que la exposición a estos rayos X incremente el numero de tumores.

Este examen es el aconsejado para visualizar órganos o partes anatómicas calcificadas o fracturadas puesto que las imágenes obtenidas pueden detectar sustancias de calcio (partes blancas de las imágenes) y, además, los diferentes cuerpos no se superponen como si lo hacen en las radiografías sencillas. Así mismo, generan un buen contraste en tejidos tales como el hueso, la grasa, el agua y el aire por este motivo, es el examen indicado para las personas gordas y para localizar y tratar tumores cancerosos.

También ofrecen serias desventajas: generan una alta dosis de radiación, no se pueden efectuar tomas en los planos sagitales y coronales, las tomografías cerebrales pueden quedar distorsionadas por cuerpos óseos, las lesiones de un tamaño menor de 1 cm, no se detectan y pasan desapercibidas, es difícil distinguir tejidos de una densidad similar como también diferenciar bien las diferentes partes de un mismo órgano.

RESONANCIA MAGNÉTICA

El resonador magnético es una máquina cuyo interior contiene un imán. Durante un examen, el cuerpo del paciente se convierte en un imán y, debido al magnetismo presente, las moléculas de agua se orientan en una sola dirección. El resonador por causa de la hemoglobina, emite ondas de radio las cuales son recibidas y rebotadas por el cuerpo con diferente intensidad dependiendo de la cantidad de oxígeno, a mayor cantidad, mayor emisión de ondas.

Antes de iniciar el examen, el paciente debe retirar de su cuerpo todo elemento metálico; joyas, llaves, celulares, etc. Durante este procedimiento ambulatorio e indoloro, cuya duración es de aproximadamente 20 minutos, se le pide al paciente efectuar diferentes movimientos: cantar, pensar, mover dedos, etc. Con los resultados arrojados, el médico deduce el estado corporal. Por ser una técnica radiológica a partir de magnetismo y ondas radiales, no se requiere de medios de contraste.

Las imágenes generadas son superiores a las producidas por los aparatos de rayos X y por las tomografías computarizadas. Los resultados pueden reproducirse tridimensionalmente.

Las resonancias magnéticas son muy seguras pues no ionizan al tejido, y no se expone al paciente a radiaciones de rayos X luego están consideradas entre las técnicas radiológicas más seguras. Hasta el momento, se desconocen posibles efectos secundarios fisiológicos por exposiciones a un campo magnético.

Las imágenes muestran agua en lugar de calcio. Su resolución es bastante detallada, especialmente de los tejidos suaves y blandos, del cerebro, de la columna vertebral y de las uniones detectando con absoluta precisión los menores cambios estructurales y anomalías en el organismo. Claramente diferencia las sustancias gris y blanca.

Se pueden tomar desde cualquier plano. Visualizan áreas profundas en estructuras óseas lo cual las hacen invaluables para diagnostico y tratamiento de tumores del tallo cerebral los cuales son fácilmente reconocidos por la delineación y tamaño y la intensidad de la señal emitida. Son las indicadas para angiografías pues muestran el flujo sanguíneo y para evaluar el estado del nervio óptico. Una IRM está indicada en pacientes con palidez en el nervio óptico, cambios visuales, desplazamiento del ojo - proptosis - o pubertad precoz. Así mismo para pacientes con dolores de cabeza continuos o que se incrementen con el tiempo. Detectan neurofibromas plexiformes profundos, tumores de la columna vertebral, masas cancerosas en diferentes órganos, diagnostica casos de esclerosis múltiple, etc.

Hay dos tipos de técnicas. En la de pulsaciones T1 se generan mejores detalles anatómicos y se diferencian mejor entre las estructuras sólidas y las císticas. La T2 muestra mejor cualquier cambio patológico; esta detecta los “obnis”. En cada técnica, algunos de los órganos cambian de color en las imágenes desde negro hasta gris claro. Por ejemplo, el agua en T1 se ve gris oscura mientras que en T2 se ve gris clara o blanca.

Por no visualizar el calcio, o sea, la densidad molecular, las calcificaciones de muchas enfermedades no se detectan.

Quienes tengan marcapasos, implantes metálicos, o clips de metal o prótesis o cualquier tipo de válvula artificial no pueden someterse a este examen por causa del efecto de magnetismo pues distorsionan las imágenes. Otros pacientes sufren de claustrofobia. El ruido generado por el examen es a veces muy alto por lo que se aconseja utilizar protectores en los oídos.

A quienes se les dictamine tumores intra medulares, ependimomas primarios y astrocitomas, deben hacerse exámenes de resonancia magnética anuales. Las personas con tumores de cabeza hueca, meningiomas de la columna, y tumores en la cauda equina deben volver a hacerse los exámenes en caso de que los síntomas cambien. En tal caso, los exámenes de evaluación deben hacerse de cada 6 a 12 meses.

La toma de imágenes de resonancia magnética son aconsejables, por su naturaleza no invasiva, cuando se presenta una pubertad precoz con el fin de estudiar detalladamente la región pituitaria. Este examen localiza cualquier lesión o anormalidad cerebral.

Para lograr una completa identificación de un schwanoma vestibular, se aconseja un examen minucioso de este tipo sobre la cabeza y la columna vertebral con cortes axiales y coronales cada 3 mm., a través de los canales auditivos internos ya sea con o sin contraste de gadolinio utilizando grasa saturada (supresión).

A los niños con NF-1 se les deben practicar rutinariamente exámenes anuales visuales durante la primera década de vida para descartar la aparición de un glioma óptico. Se le debe hacer un pormenorizado estudio a cualquier disfunción del nervio óptico complementado con imágenes de resonancia magnética craneales con especial atención enfocada hacia la órbita de los ojos.

De igual manera, se le recomienda a una persona con problemas oftalmológicos, de la columna, o de asfixia, el examinarse esas áreas.

Referencia Foto No. 10 normal Referencia Foto No. 10 Referencia Foto No. 10 con fibromas

POTENCIALES AUDITIVOS EVOCADOS DE TALLO CEREBRAL

Referencia Foto No. 14

El tallo cerebral es una pequeña sección del cuerpo con forma de tallo entre el cerebro y la columna vertebral. Se compone de tres segmentos: el cerebro medio, el puente y la medula. Coordina importantes funciones corporales tales como la respiración, ingestión, ritmo cardíaco, presión sanguínea, conocimiento y determina estados despiertos o somnolientos Los nervios craneales 5,6,7, y 8 se originan en el puente.

Un potencial es una respuesta del cerebro a determinado evento el cual puede ser un estímulo sensorial tal como un destello visual o un sonido auditivo; uno mental como el reconocimiento de un estímulo específico o la omisión de este, en el caso de una ampliación en el tiempo entre estímulos.

Es un examen indoloro para el diagnóstico neurológico indicado en aquellos pacientes en quienes se sospecha una disfunción cerebral periférica o de tallo cerebral o con una capacidad auditiva menor de 80 decibeles. Sus resultados arrojan una medición efectiva de la integridad de los canales auditivos y son una herramienta muy útil para detectar síntomas neurológicos.

Se realiza en un cuarto a prueba de ruidos, adecuadamente iluminado y con bajos niveles de interferencia electro acústica. Se le colocan al paciente tres electrodos sobre la cabeza tanto en el oído de prueba como en el otro, y en un vértice utilizando cinta o una crema soluble en agua. Los valores arrojados, llamados latencias, pico e interpico, absolutas son comparados con valores nominales; las ondas deben tener una buena reproductividad... Si aquellos están por fuera de este rango, son considerados anormales.

Se efectúa una estimulación sonora en ambos oídos en formas mono y bi-auricular para evocar una respuesta eléctrica, generada desde diferentes partes del cerebro: La corteza auditiva, las estructuras cerebrales, el octavo nervio craneal; hasta el más alto tallo cerebral, a repetidas y diferentes intensidades de voltaje, frecuencias, y tiempos de duración. Este procedimiento dura aproximadamente 80 minutos.

Una evaluación neurológica anual en combinación con pruebas tales como la electroencefalografía, los potenciales evocados de tallos cerebrales, auditivos o visuales, los de velocidad conductora nerviosa, la electromiografía y la audiometría suministran información adicional relevante a problemas sintomáticos específicos de audición para personas con NF-2. Los exámenes de audiometría muestran como trabaja la parte auditiva del octavo nervio craneal.

Los resultados deben ser interpretados por un audiólogo experimentado. Se debe tener en cuenta que en cualquier tipo de exámenes puede darse la posibilidad de resultados erróneos.

Referencia Foto No. 9 Propiedad privada

POSITRON

La tomografía emisora positrón es una técnica de imágenes altamente especializada. Utiliza sustancias radioactivas de corta vida. Genera imágenes a color tridimensionales.

Esta técnica arroja información sobre la química corporal. Sus resultados sirven para estudiar la actividad metabólica del cuerpo. Se usa principalmente en cardiología, neurología y oncología. Se ha usado para atestiguar el beneficio de bypases de las arterias coronarias, ataques en niños y locuras en los adultos y para detectar y clasificar diferentes tumores. No mide el tamaño de los tumores.

El paciente recibe una descarga radiofarmaceuta de corta vida. La radiación recibida se puede comparar a la de dos radiografías de rayos X. Este elemento descarga positrones los cuales al encontrarse con los electrones entre el cuerpo, se produce una reacción de rayos gamma. Puesto que ese compuesto contiene un químico usualmente utilizado por el organismo, el positrón ayuda al médico para ver en donde se genera un cambio metabólico y se observa en que parte del organismo se utiliza este químico, por ejemplo, la glucosa utilizada en el crecimiento de un tumor.

SOLARSCAN

Entre las más novedosas tecnologías se halla el Solarscan, desarrollado por científicos australianos. Este equipo, similar a un secador de cabello, rastrea y toma imágenes diagnósticas de la piel y las compara con patrones preestablecidos para la temprana detección de melanomas. Así mismo, la máquina guarda en su memoria exámenes de los pacientes para tener un punto de comparación y así poder detectarlos desde su fase inicial de manera instantánea y evitar luego costosas intervenciones quirúrgicas.

PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS

Gracias al avance de la ciencia, en especial en los campos de la electrónica y de las comunicaciones, todos los diferentes sectores tales como la educación, la justicia y la economía tienen en aquellos unos poderosos ayudantes.

Una de las más privilegiadas es la Medicina. Con el uso de sistemas de cómputo, se pueden crear infinidad de bases de datos y fuentes estadísticas para ayudar, aun más, al cuerpo médico, a la toma de decisiones con mínimos conflictos y discrepancias.

A partir de este método, se implementa cada día más la medicina basada en evidencias en lugar de la tradicional.

Mediante un proceso estructurado, esta práctica facilita la toma de decisiones, a veces complejas, basándose en investigaciones y evidencias variadas de diferente índole, a un grupo diverso de personas de médicos y sus pacientes. Se estudia a fondo, clara y detenidamente, toda alternativa y sus riesgos de tipo clínico, tipos de exámenes y tratamientos tanto para un paciente en particular como para la población en general con el fin de elegir la mejor, entre muchas, para lograr un determinado propósito.

Con el antedicho proceso, el grupo puede considerar detenidamente la decisión alcanzada y considerar su efectividad y los posibles daños de un procedimiento en un determinado paciente antes de acometerlo para evitar tratamientos altamente costosos con beneficios inciertos o desastrosos.

Cualquier tumor debe estar periódicamente vigilado, en lo posible, cada seis a doce meses. Estos exámenes rutinarios generan resultados para evaluar si el tumor está estático o en crecimiento. Un tumor grande pero pasmado puede causar menor problema que uno pequeño pero en desarrollo.

Los tratamientos quirúrgicos se clasifican en tres niveles: los electivos, los correctivos y los obligatorios.

Existen un sin numero de tratamientos quirúrgicos por problemas debidos a la neurofibromatosis tales como descompresión de la médula, gliomas del nervio óptico, pseudoartrosis, fracturas óseas, reconstrucción del hueso temporal y de la orbital ocular, así como también la erradicación de tumores en diversas partes orgánicas: oído, quijada, nariz, párpado, nervios craneales, etc.

Por ejemplo, entre las opciones para el tratamiento de schwanomas vestibulares o neuromas acústicos, se encuentran: la simple observación, la resección del tumor, la radiocirugía estereotáctica y la radioterapia fraccionada.

En caso de presencia tumoral, es conveniente y prudente analizar a fondo su naturaleza y si es preferible controlarlo antes de tomar una decisión de tipo quirúrgico, debido a posibles complicaciones y daños neurológicos resultantes tales como la afectación o destrucción del nervio involucrado o de una o mas de las terminales nerviosas. Es aconsejable tener siempre en cuenta la frase “noli me tangere”, “no me toquen” como una señal preventiva contra la erradicación de alguno o de todos los neurofibromas.

Con fines cosméticos y opcionales, no siempre es posible una supresión radical de estos tumores. Por tal motivo es conveniente eliminarlos únicamente cuando produzcan un problema en la apariencia, se infecten, o se localicen en lugares en los que puedan llegar a estirarse tales como debajo de un cinturón, de un sostén, etc. Generalmente tales procedimientos operatorios sobre los neurofibromas involucran una casi total resección de ellos en combinación con esfuerzos reconstructivos dirigidos a lograr un mejoramiento funcional y cosmético. Una sabia y cuidadosa asesoría de un cirujano plástico podrá evaluar si un determinado tumor puede suprimirse pues este puede reaparecer si no es erradicado totalmente. Esta situación ocurre con gran frecuencia; luego se debe considerar si vale la pena repetir la intervención.

No hay ningún indicio de que al removerlos se incremente la rata de crecimiento o la aparición de nuevos como tampoco de que se vuelvan cancerosos. Sin embargo, todo neurofibroma o tumor extraído debe ser sometido a biopsia y pruebas patológicas.

Cualquier procedimiento quirúrgico es exclusivamente necesario si los síntomas son severos, si se detecta un crecimiento progresivo anormal o un cambio brusco y repentino, existe pérdida sensorial o la persona experimenta una debilidad cada vez mayor. Si se hace imprescindible la cirugía, se aconseja eliminar solamente aquellos neurofibromas considerados como problemáticos y en tal caso, es categóricamente indispensable realizarla antes de que los problemas no tengan reverso. Por lo general, los tumores son indoloros y sus síntomas muchas veces actúan de manera silenciosa.

Antes de proceder a una extirpación, el paciente debe consultar con un completo equipo médico de cirujanos, radiólogos, oncólogos, pediatras, dermatólogos, etc. los cuales deben ser muy bien seleccionados para no caer en manos inexpertas o en aquellos a quienes primordialmente les interesa el “echar cuchilla para poder cobrar indiscriminadamente”. En todo caso, el médico indicado es aquel con experiencia en tumores asociado con desordenes neurológicos. De igual manera no se debe escatimar dinero alguno en la escogencia del centro hospitalario el cual debe contar con una óptima infraestructura tanto al nivel de equipos como de personal paramédico.

La escoliosis o la artrosis requieren de tratamiento ortopédico. Este incluye la toma de radiografías periódicas y de exámenes físicos para evaluar la posibilidad de requerir medidas correctivas tales como frenos o en grado extremo, cirugía con el fin de corregir los problemas resultantes y evitar cualquier tipo de complicación.

Se aconseja una sesión de imágenes de resonancia magnética con densidad ósea para descartar otras posibles causas de deformidad ósea tales como una infección o un tumor.

A pesar de existir paliativos iniciales tales como equipos ortopédicos, ejercicios de rehabilitación y sesiones para calmar el dolor, si la escoliosis evoluciona, se requiere de una intervención quirúrgica para corregir las deformaciones con el fin de lograr la mejor restauración anatómica posible. Por otro lado, una cirugía reduce el consumo habitual de calmantes.

Esta práctica, indicada con mayor ahínco en personas adolescentes, descomprime y fusiona los órganos para reducir lesiones existentes, evitar su progreso y restaurar, con mayores posibilidades, la alineación sagital y coronal de un cuerpo juvenil.

Dichas cirugías son más delicadas en personas mayores que en adolescentes por obvias razones: huesos y salud más frágiles, el sistema óseo más rígido y mayor posibilidad de existir algún trauma corporal, efectos adversos a la anestesia, mayor tiempo de operación con una consecuente mayor pérdida de sangre; así mismo puede generar heridas en las raíces nerviosas.

De igual manera, cuando se presentan asfixias producto de algún neurofibroma comprimiendo el foramen mágnum, es conducente la práctica de una extirpación quirúrgica con el fin de descomprimirlo y dar paso a una adecuada respiración en el paciente.

Si los exámenes de imágenes detectan uno o varios neurofibromas comprimiendo o desplazando de su posición, de manera crucial, algún órgano del cuerpo, especialmente lo relacionado con la columna vertebral, se requiere de una inmediata cirugía con el fin de evitar cualquier inconveniente entre los cuales se puede mencionar, parálisis, ceguera, deterioros neurológicos, etc. Por tal motivo, el cuerpo médico clasifica a las cirugías que comprometen el sistema nervioso central dentro del rango de enfermedades ruinosas o catastróficas.

En tales casos, la lesión debe quedar expuesta mediante la práctica de una laminectomía y el cirujano debe tratar al máximo de erradicar el tumor en su totalidad para lograr la descompresión del órgano con una consecuente restauración anatómica a lo normal. Si esto no es posible, se debe eliminar lo más posible del centro del tumor hasta descomprimir el órgano afectado. Este profesional debe tener vasta experiencia en este tipo de procedimientos así como también en técnicas de micro disección. El médico estimará cuan necesario sea el continuar con el tratamiento según las características del fibroma.

Un neurofibroma gástrico, acompañado de sangrado, debe eliminarse quirúrgicamente. Después de ser practicada la gastrectomía, se aconseja un examen sanguíneo c anual y prueba coprológica para chequeo de rastros de sangre.

La mayoría de las personas con NF-2 requieren de al menos de una operación durante su vida. Hasta el momento, el único tratamiento disponible para esos tumores y para los neuromas acústicos bilaterales, es la cirugía y las terapias de radiación. Sin embargo, puesto que estos se localizan en los nervios de o junto al cerebro o a la columna vertebral, su erradicación es de riesgo. Una cirugía en tan pequeña y delicada área puede llegar a causar un mayor daño a los nervios como también mayores problemas neurológicos. Estos tratamientos quirúrgicos son muy complejos y deben ser dejados en manos de personal médico otorrinolaringólogo y neurocirujano altamente calificado. La decisión del momento oportuno para proceder a operar es crítica; por tal razón se deben evaluar y analizar individual y cuidadosamente, con un enfoque hacia la coordinación, todos los beneficios potenciales contra los inconvenientes de un posible daño quirúrgico.

Los tumores de más de 3 cm de diámetro, entre ellos, los neuromas acústicos, al presentar compresión en partes cerebrales y por lo tanto estar causando severos daños neurológicos, deben ser suprimidos quirúrgicamente.

En algunos de estos procedimientos, el cirujano trata de preservar el sentido de la audición; en otros, esta se pierde pero no se compromete el cerebelo.

Sin embargo, en las personas sometidas a una resección tumoral, la calidad de vida decrece en sus funciones físicas, en su estado general de salud, y en su desempeño social.

Las últimas tecnologías hacen viable la rescisión segura y efectiva de tumores cerebrales mediante procedimientos ambulatorios los cuales por obvias razones causan menos stress y traumatismo en los pacientes y su costo es infinitamente menor. El paciente permanece despierto durante este proceso y después es sometido a un monitoreo de cuatro horas antes de ser dado de alta. El tiempo de estadía en el hospital es menor a medio día. Esta craneotomía se debe planear con anticipación

Mediante la microcirugía, los neuromas acústicos pueden erradicarse completamente casi sin riesgos y con la posibilidad de evitar la sordera. Debido a la extrema delicadez de los nervios acústicos y faciales, este procedimiento quirúrgico debe realizarlo un equipo, totalmente idóneo en la materia, conformado por un micro neurocirujano, un otólogo y sus colaboradores.

Agradecimientos Clínica Palermo - Bogotáanestesia Agradecimientos Clínica Palermo - Bogotámicro cirugía

CIRUGÍA LASER

Para los tratamientos cosméticos antes mencionados, el método más aconsejable es el uso de equipos de láser infrarrojos con pulsaciones largas entre los cuales se pueden mencionar el de dióxido de carbono, (CO2), el de YAG erbio, (itrio-aluminio-granate) o el de Neodimio.

Estos equipos trabajan coagulando, de manera térmica, los vasos sanguíneos, previniendo daños epidérmicos al aplicar baños fríos. La extremadamente corta duración de las pulsaciones de energía del rayo emitido por esos equipos, permite la vaporización de muy delgadas capas de la piel sin dejar cicatriz alguna y con una mínima lesión térmica lateral. El procedimiento efectúa una ablación precisa de áreas relativamente grandes de piel. A veces son requeridas tres sesiones. El paciente debe estar plenamente consciente de las ventajas, limitaciones y los posibles resultados: Todas ellas deben ser analizadas con el dermatólogo.

Con estos equipos se pueden eliminar gran cantidad de neurofibromas cutáneos y subcutáneos en una sola sesión ambulatoria. Su ventaja consiste en la alta satisfacción del paciente debida a un mejoramiento sustancial en la apariencia física. Los resultados de los procedimientos hasta el momento efectuados, han sido catalogados desde buenos hasta excelentes y estos pueden ser observados al cabo de una semana. A veces aparece en la zona tratada, piel con color un poco más oscuro o algunas inflamaciones. Por tal motivo, es aconsejable efectuar una prueba preliminar.

Sin embargo, a la gran mayoría de los cirujanos plásticos no les gusta el practicar este tipo de cirugía debido a la inmensa cantidad de neurofibromas que deben ser eliminados en un solo paciente. Este procedimiento es dispendioso y el médico recibe pocos honorarios por su gran trabajo. Además, un plexiforme sangra en grandes cantidades.

Se debe obtener la asesoría tanto de un cirujano plástico como de un oftalmólogo para los casos de neurofibromas plexiformes que crezcan en los párpados o alrededor del ojo. La desfiguración cosmética debida a una displasia orbital puede corregirse mediante cirugía plástica o con el uso de alguno de los equipos láser los cuales son herramientas efectivas en tales casos. El freno al sangrado o hemostasis se mejora sustancialmente, los tejidos circundantes sufren en grado mínimo y los resultados cosméticos son satisfactorios. El uso de tales equipos ayuda a delinear mejor el tejido debido a la total ausencia de planos naturales puesto que estos fibromas tienen un crecimiento totalmente difuso y errático. De igual forma, el tiempo de operación se reduce así como también se limitan las posibles complicaciones. Se debe tener especial cuidado al aplicar tópicamente la crema anestésica (EMLA) necesaria para el examen alrededor del ojo pues puede llegar a producir abrasión en la córnea. Dicho ungüento se aplica de una a dos horas antes de iniciarse el tratamiento. Al finalizarlo, el paciente deberá usar parches durante cinco días.

ELECTRO DISECCIÓN

Ante todo, se debe tener bien en cuenta que la neurofibromatosis siempre estará latente y en progreso en un organismo por más cirugías y procesos de erradicación de neurofibromas a que se someta el cuerpo pues hasta la fecha, 2003, no existe método ni medicamento alguno para su total eliminación y aquellos continuarán brotando y creciendo.

Este procedimiento, practicado entre otros por el Dr. Hubert Weinberg, cirujano plástico del Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, consiste en la aplicación de corriente eléctrica para disecar y eliminar tejido neurofibromatoso de tamaño pequeño a mediano mediante una especie de cautín con micro punta. En aquellos de mayor tamaño, el pedazo de tejido extraído es relativamente voluminoso.

Este proceso es menos invasivo que el tradicional con simple bisturí. Por lo tanto, se evita todo tipo de costuras al organismo. Si el neurofibroma es grande, se requiere el uso de este último instrumento y por lo tanto, la electrodisección no es aplicable.

Su uso principal está dirigido a la eliminación rápida y eficaz de gran cantidad de neurofibromas en una sola sesión. De acuerdo con la cantidad de ellos, el cirujano se demora como máximo dos horas eliminando los del pecho o de la espalda.

Si son pocos o el área a tratar es pequeña, se recomienda aplicar anestesia local, de lo contrario es preferible una general.

La cirugía es indolora y ambulatoria y pocos pacientes requieren de algún tipo de analgésico pues en ocasiones produce rasquiña.

Una vez practicada la electro disección, el organismo queda cubierto con costras las cuales se caen por si solas al cabo de unas doce semanas, período al final del cual nace piel completamente nueva.

Para aquellos eliminados de la cara, se aconseja crema formulada para evitar residuos rojizos o cicatrices.

Su costo oscila alrededor de US $ 3.000 dependiendo de la cantidad de neurofibromas a disecar. Algunos seguros médicos cubren esta práctica para la cual es conveniente clasificarla como una dolorosa, para evitar desfiguración y potencial de malignidad pero jamás cosmética con el fin de lograr la aprobación de la aseguradora. Casi ningún seguro cubre lo referente a la anestesia.

ULTRASONIDO

Agradecimientos Clínica Palermo - Bogotácavitron

Entre otros métodos se encuentra la terapia de ultrasonido, utilizando aparatos como el Cavitrón, un aspirador ultrasónico quirúrgico. Por lo general, opera a unas frecuencias entre los 20 y los 60 Khz.

Un elemento al estilo de cuerno vibratorio o aguja de titanio se aplica contra el tejido y en ese momento se succiona con la ayuda de un conjunto de mangueras para inspiración e irrigación. Hasta la actualidad, no se ha presentado evidencia alguna de formación de cavidades en el tejido y existe poca información sobre su uso en tejidos nerviosos.

Esta técnica no sirve para personas obesas.

Últimamente se está implementando el uso de equipos de ultrasonido localizado de alta intensidad conocidos bajo el nombre de HIFU; (High Intensity Focused Ultrasound

El también denominado FUS es una clase de procedimiento médico de alta precisión el cual utiliza un instrumento emisor de ultrasonido y calor para destruir en forma eficaz tejidos patogénicos debidamente localizados y así evitar el alterar o dañar los sanos circundantes a la lesión.

Este método, al no ser uno de tipo ionizante, no invade al organismo pero sí introduce energía acústica en los tejidos parte de la cual se absorbe y se transforma en calor coagulándolos de esta manera. La temperatura alcanza los 65 – 85 grados centígrados, cada disparo o fogonazo de instrumento dura entre uno a cinco segundos, tiempo suficiente para destruir el tejido afectado causándole necrosis y muerte celular.

Cada uno de estos disparos produce en el organismo el fenómeno de cavitación por la continua presencia de vapor de agua.

Esta técnica sirve para eliminar tumores sólidos tanto benignos como malignos.

Existen dos tipos de este tipo de ultrasonido: el guiado por resonancia magnética y aquel guiado por ecógrafo.

El primero permite lograr una imagen más clara de la zona a tratar pero no permite una visualización en tiempo real. Cualquier movimiento del paciente incide en los resultados.

El guiado por ecógrafo permite una exploración en tiempo real al observarse los cambios en los tejidos mediante al comparar cambios en la escala de grises en la imagen ecográfica resultante.

Entre la ventajas de este tipo de procedimiento se encuentran: es sencillo, económico y ambulatorio; ofrece seguridad y precisión, no existe riesgo de infecciones, no deja cicatrices, no produce toxicidad alguna al organismo, el tamaño del tumor es irrelevante, se complementa con otras técnicas existentes, los resultados son inmediatos, aunque el examen se puede repetir, por lo general solo basta de tan solo uno, es potencialmente curativo, no hace caer el pelo, y, finalmente, sus aplicaciones son innumerables, sin complicaciones.

Sin embargo, como cualquier otro tratamiento, este también genera diversas complicaciones: los tumores de mayor tamaño requieren de un proceso más demorado; la localización del tumor es una limitante; el operador del equipo puede errar y quemar tejido circundante, el ultrasonido rebota en órganos con gas y el sistema óseo reduce los resultados sonoros al frenar su paso.

IMPLANTES COCLEARES

El tono es la mayor o menor elevación de un sonido producida por la mayor o menor rapidez de las vibraciones de un cuerpo. La frecuencia es el número de ondulaciones de un movimiento vibratorio en una determinada unidad de tiempo.

El sonido se desplaza por el aire en forma de ondas sonoras las cuales llegan al oído interno en forma de impulsos eléctricos. El cerebro procesa esas señales e identifica la clase de sonido. El cuerpo humano tolera variados niveles de tonos. Este se mide en decibeles (dB).

Aproximadamente 70 millones de personas sufren de sordera, 5 millones de las cuales padecen de sordera profunda. En la gran mayoría de los sordos, existe un sistema de fibras nerviosas auditivas en estado capaz de funcionar y una corteza cerebral, que puede recibir información acústica.

Algunos problemas sensoriales afectan el sentido de la audición cuando involucran la parte interna del oído y sus conexiones con el sistema nervioso central. Las personas con neurofibromatosis central ó tipo 2, generalmente presentan neuromas bilaterales acústicos derivados de las células Schwann del octavo nervio craneal. Sus síntomas son tínitus, pérdida de la audición y vértigo. El tratamiento para dicho síndrome es siempre quirúrgico para evitar en lo posible la pérdida total del sentido de la audición.

Una sinapsis es el punto de unión entre dos células ya sean nerviosas, auditivas, musculares, etc., a través del cual los impulsos nerviosos se transmiten.

Un gran número de sinapsis se encuentran en una estructura del oído interno llamada el embudo de Held. Dicha estructura desempeña un importante papel tanto en la percepción del habla como en la localización del sonido.

En determinadas circunstancias, las sinapsis se deterioran como en el caso de la sordera congénita.

Actualmente se investigan diferentes tratamientos, ya sea en base a medicamentos o con fuentes de estimulación para lograr restaurar las sinapsis a su normalidad.

No se sabe la causa del porqué los aparatos de audición electrónicos, llamados implantes cocleares, restauran este sentido en algunas personas mas no en otras.

No se deben confundir los implantes cocleares con audífonos. Estos últimos amplifican los sonidos. Los implantes compensan las partes deterioradas del oído interno.

Bajo circunstancias normales, las partes del oído interno convierten las ondas auditivas en impulsos eléctricos y estos llegan al cerebro para ser reconocidos como sonido. Un implante funciona de manera similar.

Un transductor es un equipo electrónico transmisor de energía. Los sonidos son captados por un micrófono receptor colocado al lado del oído; este los procesa y los transmite en forma de impulsos eléctricos, hacia unos electrodos insertados en el fluido de la cóclea para estimular las fibras del nervio auditivo no afectadas para luego transmitir dichas señales eléctricas al cerebro en donde se interpretan como sonido.

Ningún implante restaura la audición normal. Su función es suministrarle a una persona sorda una comprensión auditiva del entorno como también a comprender el habla.

La Administración Federal de Drogas norteamericana, FDA, aprobó en 1984 el uso de Implantes cocleares en pacientes con sordera neuro sensorial bilateral profunda o total. Tal estado se comprueba con exámenes de audiometría por una pérdida promedio auditiva superior a 90 dB, El implante trata de recuperar esta capacidad.

El uso de un implante es hasta la fecha, la única manera para devolverle el sentido de la audición para la mayoría de adultos e infantes con pérdida auditiva severa,

El cirujano debe cerciorarse de la existencia de malformaciones en el oído interno, goteo del líquido cerebro espinal o un implante mal llevado a cabo.

Así mismo, se debe tener especial cuidado con los niños con implantes cocleares pues por el uso del posicionador del implante puede llegar a producir meningitis bacteriana por lo cual se debe estudiar a fondo antes de someter al niño a una operación y evaluar los beneficios del implante.

En una intervención quirúrgica de poco riesgo y bajo anestesia general, el mecanismo del implante coclear se coloca en el hueso mastoides y el electrodo en el interior del oído interno o cóclea. La cirugía dura alrededor de tres horas y el paciente se da de alta a las 48 horas.

El tiempo de post operatorio necesario para lograr una completa cicatrización es de cinco semanas. Al cabo de ese tiempo, se acoplan las partes externas del implante, se abren los canales, y se activan y se regulan independientemente cada electrodo. Como en toda intervención quirúrgica, una buena rehabilitación depende de la buena voluntad del paciente.

Con esta estimulación eléctrica se excitan las fibras del octavo nervio craneal, origen de la sordera; el cerebro reconoce tales estímulos acústicos y el paciente adquiere la sensación de oír.

Los pacientes deben estar en capacidad de detectar la presencia o ausencia de sonido, y a su vez distinguir entre dos o más de ellos tales como ambientales, musicales, alfabéticos, nombres familiares, ruidos cotidianos, timbres, teléfono, alarmas, sirenas de vehículos, ladridos, etc. Además, deberán seguir conversaciones normales con la ayuda de la lectura labial. Los usuarios de estos equipos pueden diferenciar tonalidades de frecuencias hasta de 300 Hertzios.

Sin embargo, no todo individuo sordo es candidato para un implante coclear. No todos los casos de problemas sensoneurales profundos pueden lograr beneficiarse. Quienes tienen lesionado el nervio auditivo así como una cóclea osificada, no son, inicialmente, candidatos para este tratamiento y la amplificación de los sonidos puede ser prácticamente nula.

La decisión no la determina solamente el paciente. Debe ser corroborada por un grupo de especialistas el cual somete al afectado a estudios y pruebas especializadas para determinar su idoneidad para la implantación tales como la verificación del estado del nervio auditivo y variados estudios del oído: la audiometría, radiografías y tomografías de la cóclea y su estado de calcificación.

Igualmente se debe analizar los impactos sicológicos, la motivación, las dudas, miedos, angustias y expectativas del paciente y su habilidad en el manejo del lenguaje de signos y lectura labial. El esfuerzo y la dedicación familiar juegan aquí un papel trascendental.

Como con cualquier nueva tecnología, el costo total de un implante coclear puede ascender a $ 50.000 dólares. Sin embargo, muchas pólizas de seguros cubren la totalidad o la gran parte de su valor. Otro insumo adicional es el del tratamiento para la rehabilitación del paciente dependiendo del tiempo necesario para ello.

Un implante coclear tiene las siguientes limitaciones:

- En algunos casos, el costo supera los beeneficios
- Tiempo de aprendizaje del paciente para reconocer sonidos.
- A no toda persona le funciona igual. - El paciente debe evitar golpes (boxeo) <
- Produce incomodidad al no poder usar la unidad exterior en determinadas condiciones y prácticas deportivas (natación)
- Mantenimiento constante del equipo en buuen estado.
- El equipo es muy sensible a los detectorres de metales
- No se puede utilizar en el decolaje y atterrizaje de aviones.
- Algunas pruebas de radiodiagnóstico dañaan el equipo.
- Los equipos contienen componentes magnétticos y causan interferencias.

PROCEDIMIENTOS CON RADIOCIRUGÍA

Hoy en día, con el continuo avance de los métodos descritos a continuación, se hace posible para el cuerpo médico, el practicar precisas intervenciones craneales sin necesidad de romper el cráneo pues, con la ayuda de imágenes de muy alta definición, les facilitan a los neurocirujanos tanto identificar lesiones cerebrales como alcanzar milimétricos puntos en el cerebro.

Existe un tratamiento conocido bajo el nombre de tomografía computarizada con emisión de fotón simple, sigla en Inglés SPECT, llamado también táctica estéreo computarizada. Este examen es más preciso en sus resultados y en la resolución y nitidez de las imágenes y a veces arroja lesiones no sospechadas ni detectadas por los exámenes de imágenes planas. Es de apreciar el uso potencial de este procedimiento para planear intervenciones quirúrgicas de escisión de NF ya sea estructural o cosmética como también para detectar lesiones ocultas. Este aparato trabaja con base en el elemento radioactivo tecnecio, utilizado como localizador médico y con ácido pentético. Este procedimiento de radio cirugía es uno alternativo a la cirugía en pacientes afectados con schwanomas vestibulares.

Ante todo, a pesar de su lento desarrollo, se debe claramente determinar, mediante exámenes de resonancia magnética, el tamaño, la rapidez de crecimiento y la posición, dentro del canal auditivo, del neuroma y si existe o no compromiso del tallo cerebral. Tanto un audiograma como unos potenciales auditivos evocados de tallo cerebral son unas invaluables ayudas para dar un diagnóstico apropiado en la prevención de la sordera. Las terapias con radiaciones convencionales no ayudan en nada en los tratamientos contra los neuromas acústicos. El procedimiento con un acelerador linear estereotáctico consiste en la emisión de un haz de luz con una dosis de radiación.

Las personas que recurran a este tratamiento deben estar pre avisadas que este procedimiento no elimina la totalidad las células tumorales, el neuroma tiene susceptibilidad de crecer nuevamente por lo cual se le debe realizar un continuo seguimiento mediante resonancias magnéticas periódicas. Así mismo, existe la posibilidad de la aparición de tumores totalmente ajenos debidos a la dosis radiactiva. Por lo tanto, es desaconsejable llevar a cabo procedimientos de este tipo en personas jóvenes.

.

CUCHILLO GAMMA (COBALTO-60)

Cuando la cirugía deja de ser una de las opciones debido a sus problemas médicos o por el tamaño y la localización del tumor, se debe tener en cuenta el tratamiento de terapia radioactiva, la quimioterapia o el procedimiento con el cuchillo gamma.

La radiocirugía es un procedimiento no invasivo para tratar eficazmente malformaciones vasculares y tumores cerebrales tales como los menigiomas o los schwanomas vestibulares. Este tratamiento estereo táctico suministra una cantidad de radiación en una sola dosis y es el indicado en casos cuando la localización del tumor es peligrosa. Utiliza dosis bajas con unos rayos de 201 agujazos de radiación gamma enfocados hacia el área precisa del cerebro donde se localiza el tumor. Una dosis promedia es del orden de 25 Gy. Utiliza además un sistema de imágenes con información pre operatoria de las resonancias magnéticas o escáneres para crear un mapa de imágenes tridimensional del sitio del tumor. Esto ayuda al neurocirujano en suministrar la radiación a los sitios sellados del tumor. Las áreas adyacentes reciben una mínima dosis de radiación.

El tratamiento de neuromas acústicos, llamados schwanomas vestibulares, tumores característicos de la NF-2 los cuales crecen en los nervios auditivos o del equilibrio tiene más desafío que el de neuromas acústicos unilaterales llamados esporádicos.

La mayoría de médicos recomiendan la cirugía con el cuchillo gamma para operar schwanomas vestibulares intracraneales hasta de 3 cm debido a sus ventajas, eficiencia y seguridad en preservar ondas auditivas y controlar el crecimiento tumoral.

Ante la presencia de neurinomas acústicos es aconsejable practicar una radio cirugía en los siguientes casos: un tumor en crecimiento con un diámetro promedio de menos de 3 cm; no hay audición por el oído del mismo lado del tumor; riesgo de una compresión o de una disfunción en los tallos cerebrales. Así mismo esta técnica del cuchillo gamma es utilizada en el tratamiento de tumores cerebrales y formaciones vasculares cerebrales anómalas.

Este tratamiento tiene innumerables ventajas a cualquier tipo convencional de cirugía cerebral entre las cuales se pueden citar: Es ambulatorio; dura desde unas pocas horas hasta un día; se hace con anestesia local, (sin contar a los niños,). Los pacientes vuelven a sus hogares, a más tardar, a las veinticuatro horas y pueden regresar en poco tiempo a sus trabajos. Presenta un mayor acceso al tratamiento de pacientes con problemas de salud, intolerancia a la anestesia, localización del tumor, edad de riesgo, etc. Además, el rayo suministrado es preciso y enfocado al tumor y por esto es casi nulo el riesgo de dañar algún tejido cerebral sano circundante.

Se observa una reducción en el tumor a los tres años del tratamiento radio quirúrgico. Más tarde, los tumores pueden registrar una lenta reaparición. El tumor se puede controlar en un 100%.

Así mismo elimina muchas de las complicaciones post operatorias puesto que el paciente se está sometiendo a un procedimiento no quirúrgico y por tal razón, los riesgos de una infección, hemorragia, etc, se eliminan y el seguimiento post operatorio ha reflejado beneficios en un control a largo término en el crecimiento del tumor.

Los nuevos equipos de cuchillo gamma vienen provistos de un sistema de posicionamiento automático el cual ayuda eficazmente a colocar debidamente la cabeza del paciente durante el procedimiento y a su vez minimiza la intervención humana y la cantidad de pasadas de la máquina a través de la cabeza del paciente incrementando seguridad y calidad en los resultados especialmente en lugares de difícil acceso.

No se recomienda el uso del cuchillo gamma en situaciones en las cuales el tumor está localizado junto a estructuras corporales sensitivas, o si su tamaño es mayor a 3 cm. A veces las fibras del nervio auditivo no toleran la radiación aplicada en una sola sesión.

IMÁGENES DE RESONANCIA MAGNÉTICA INTRAOPERATIVAS

El objetivo de toda intervención quirúrgica sobre tumores cerebrales es la total erradicación de dicha masa preservando siempre la función cerebral.

Las novedosas imágenes de resonancia magnética intraoperacionales, IRMi, ofrecen gran esperanza a quienes el neurocirujano les diagnostica un tumor cerebral certero en lugar de segmentos sanos presumidos como tumorales. .La única limitación de esta práctica es la confiabilidad en las imágenes previas del paciente.

Este equipo de resonancia magnética se compone de un microscopio, un monitor y un panel de control adaptado a un instrumento localizador o sistema de navegación (escáner). En algunas ocasiones se le adiciona un respirador compatible.

Mediante esta nueva técnica, utilizada en tiempo real en la mesa de operaciones, el neurocirujano escanea imágenes de resonancia magnética en tercera dimensión. Estas detallan, con asombrosa nitidez, cambios anatómicos y tumores intracerebrales, permitiendo erradicar con segura precisión dichas anomalías cerebrales y residuos tumorales antes de terminar el procedimiento quirúrgico.

El cirujano confronta las imágenes previas emitidas por los equipos y las compara con lo observado en la cabeza del paciente, la posición, la localización y los bordes del tumor y a su vez, con las imágenes posteriores a la operación. Este proceso se denomina transformación.

Los pacientes con gliomas requieren de un mayor número de sesiones para la toma de imágenes,

Esta intervención quirúrgica ofrece grandes ventajas:
- Cirugía más completa, segura y confiablee.
- Menor tiempo de recuperación.
- Menor tiempo de hospitalización.
- Menores complicaciones.
- Posible menor recurrencia del tumor. - Elimina totalmente residuos tumorales. <
- No hay efectos secundarios ni adversos.
- Menor riesgo invasivo.
- Menores costos.
- Elimina intervenciones innecesarias.

RADIOCIRUGÍA ESTEREOTACTICA (SRS)

Por la década de 1960, el médico suizo Gazy Yasargil desarrolló una nueva técnica para lograr manipular con seguridad nervios y arterias.

La radiocirugía estereotáctica es un procedimiento no invasivo para tratar eficazmente malformaciones vasculares y tumores cerebrales.

Muchas clases de tumores pueden ser intervenidos mediante esta novedosa técnica. Ella utiliza múltiples rayos de radiación para enfocar y delimitar con precisión la lesión con el fin de evitar irradiar y dañar órganos adyacentes sanos.

Debido a sus resultados satisfactorios, esta modalidad se ha convertido en el tratamiento preferido por los pacientes afectados por neuromas acústicos especialmente en aquellos con tumores pequeños o medianos.

El principal objetivo de la utilización de esta técnica es la preservación en lo posible de toda función neurológica y frenar crecimientos tumorales.

Tratándose de niños, los médicos aconsejan utilizar anestesia general bajo este procedimiento semi ambulatorio.

La dosis radiactiva promedia es de 13 Gy. Esta debe tener en cuenta factores tales como el volumen del tumor, la anamnesis del paciente, su capacidad auditiva y la función motriz facial.

En casos de menigiomas en el nervio óptico, la SRS maximiza la posibilidad de preservar la visión y mejora o estabiliza la visión remanente.

Entre las ventajas de la cirugía estereotáctica están;

- Reducción del volumen del tumor.
- No existen manifestaciones de recurrenciia.
- Al erradicar meningiomas, mejora y preseerva la visión remanente.
- Estabiliza el crecimiento del tumor. - Controla el tumor
- Reduce riesgos por exposición a radiacióón.

Los schwanomas malignos son muy escasos. Muy remotamente, se pueden presentar al cabo de una irradiación. (1 a 20.000).

RADIOTERAPIA FRACCIONADA (SRT)

Esta técnica se utiliza para el tratamiento de neuromas acústicos.

Con el fin de evitar traumatismos en los nervios craneales, se le suministra al tumor, en variadas sesiones, dosis de radiación, o sea, fraccionada con el fin de suavizar el efecto tóxico de cada una y así mantener las funciones cerebrales y nerviosas.

Su uso se aconseja en los casos en los cuales el paciente presenta tumores grandes sobre los cuales no es posible una microcirugía y en quienes se desea preservar las funciones de los nervios craneales.

TERAPIA RADIACTIVA

En los tratamientos mediante esta técnica, los tumores son expuestos a dosis controladas de radiaciones de rayos X. Aunque dichos tumores son bastante susceptibles a las irradiaciones, los tejidos alrededor de aquellos sufrirán daños. Estos tumores son muy rara vez curados por estas terapias en sí pero ellas son una herramienta muy eficaz cuando se utilizan en unión con otro tipo de terapia o cuando un paciente ya no soporte otras formas terapéuticas. Por lo tanto, el uso de la radiación debe ser cuidadosamente estudiada pues la exposición a los rayos puede, casi con absoluta seguridad, llegar a inducir, acelerar o transformar a los tumores en pacientes con un gen supresor de tumores inactivo en neoplasmas malignos.

ENDOSCOPIA CEREBRAL

Nuevas técnicas quirúrgicas basadas en la endoscopia pueden eliminar los tumores localizados en la parte anterior del cerebro. Esta operación tiene una mínima manipulación cerebral con un consecuente daño y retracción mínimos y a su vez se ha comprobado la reducción a cero en la tasa de mortandad. Este es un procedimiento clínico de un solo día, es decir, casi ambulatorio.

Como complemento post operatorio de muchas intervenciones quirúrgicas, los médicos aconsejan a sus pacientes en someterse a programas terapéuticos como a efectuar nuevos exámenes de resonancia magnética con el fin de comparar el estado anterior y actual de la zona intervenida.

ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA

Según unos estudios alemanes recientes puede existir una similaridad entre el tinitus, causado por alguna actividad anormal cerebral, y los dolores crónicos. Se estima que los sonidos oídos por una persona pueden ser alguna clase de percepción auditiva fantasma igual a un dolor crónico o "fantasmal".

Estas investigaciones predicen el tratamiento del tinitus a base de una estimulación magnética transcraneal.

SIMULADOR QUIRÚRGICO

Desde mucho antes de la antigua Babilonia hasta nuestros días los constantes avances en el campo de la medicina y de sus diferentes disciplinas sectores, en especial el quirúrgico, evolucionan vertiginosamente.

Del mismo modo avanzan raudamente otros tipos de tecnologías tales como la informática y la de las artes gráficas entre muchas otras. Una de las principales aplicaciones radica en la creación de realidades virtuales.

Los investigadores médicos se preocupan a diario en desarrollar técnicas operatorias lo menos invasivas posibles para de esta manera no comprometer tejidos u órganos circundantes y por lo tanto, causar el menor daño posible.

Por obvias razones, debido a la inversión en ellas, especialmente en el instrumental y en el período de entrenamiento de los médicos, todas estas nuevas tecnologías acarrean un fuerte desembolso económico por parte del usuario el cual se ve altamente recompensado por múltiples factores tales como:

El periodo de recuperación se reduce considerablemente – muchas veces son practicas ambulatorias - así como la pérdida de sangre del paciente y los costos inherentes tales como la anestesia, un menor período de convalecencia hospitalaria, menor cantidad de fármacos, menor riesgo de infecciones, menor pérdida de sangre, etc., eso sin contar con el causarle un menor dolor postoperatorio a la persona.

Entre este tipo de entornos virtuales se halla el simulador quirúrgico, un complejo aparato mediante el cual, el medico puede observar, vívidamente, a través de una tecnología tridimensional, y antes de la intervención quirúrgica, el estado de la parte afectada – órganos - del cuerpo del paciente y los órganos subyacentes, en tiempo real, es decir, instantáneamente.

Sin embrago, este sistema no arroja ni reproduce el comportamiento biomecánico de los tejidos a pesar de lograr tener en cuenta la naturaleza funcional de los órganos.

TRATAMIENTOS CONTRA LA SCHWANOMATOSIS

El procedimiento quirúrgico es el camino más inidcado y entre más rapido se lleve a cabo con el fin de erradicar los schwanomas y así lograr calmar los dolores. Sin embargo, se debe tener siempre en cuenta la posibilidad de volver a brotar aquellos ya eliminados y por consiguiente nuevamente resurgirán los maalestares.

En aquellos casos imposibles de intervenir quirúrgicamente o cuando la condición está en un estado avanzado, es aconsejable asistir a sesiones en clinicas especializadas en calmar dolores.

ARRIBA